«Puda y sus Amigos», Taller Itinerante en Calen.

“De pronto Puda despierta con un sonido que provenía del cielo, era como si se cayera a pedazos, se levantó rápidamente y miró hacia afuera…quedó horrorizado con todo lo que veía, toda la naturaleza que él había visualizado a lo largo de su vida ya no existía. El agua del mar se estaba acabando, la iglesia se había derrumbado y los animales se iban extinguiendo…”

 Entre el 9 y el 16 de Mayo nuestro Museo realizó la quinta Itinerancia de Formación Itinerante en Container, en la Escuela Rural de Calen, Comuna de Dalcahue, donde participaron activamente docentes y estudiantes. Este taller estuvo a cargo de Jorge Inostroza y Pamela Cebrero (miembros del Colectivo Piño), ambos facilitadores de la experiencia y Arquitectos con varios proyectos relacionados a la pertinencia cultural de nuestra Territorio/Maritorio Insular.

“Transitar este taller con las niñas y niños de Calen, nos permitió entender nuevas formas en las que distintas reflexiones que otorgan contenido a la creación artística se pueden conducir en un relato colectivo y pertinente con identidades locales” señaló Jorge Inostroza, Arquitecto y uno de los facilitadores de éste Taller.

El desafío consistía en co-crear un cuento o historia desde la reflexión sobre el patrimonio de Calen, y contarlo usando distintos medios de expresión visual y escrita. La idea era potenciar las habilidades e intereses artísticos de cada participante y empujar su coordinación en un proyecto común.

El primer ejercicio fue la construcción de un “cadáver exquisito”, jugando con las palabras de un relato recopilado en el proyecto “Cuál es tu Patrimonio Chilote” con el que se abrió la discusión sobre la creación colectiva y los límites de la imaginación. A partir de ello, se desarrollaron ejercicios de observación del entorno y creación de fanzines para registrar el proceso y a la vez inspirar la creación de un cuento que hiciera sentido a todo el grupo.

“las temperaturas habían aumentado, ya no había árboles sino que surgieron palmeras, el cielo cambió de color, llegó la noche y Puda se propuso dormir debajo de una palmera y le cayó un coco…”

“Estas observaciones, junto a los imaginarios que iban apareciendo entre las y los participantes fueron complementándose con las conversaciones que teníamos en los desayunos y almuerzos con el equipo docente en las que íbamos entendiendo mejor las historias de vida y habilidades de las y los participantes, además de ir revisando las metodologías de cada sesión” indica Pamela Cebrero, facilitadora y también Arquitecta.

Con ello, al término de cada sesión se fue ajustando el guión y materiales del taller, buscando las mejores estrategias para potenciar habilidades, manejar situaciones de conflicto, promover paridad y fomentar el trabajo colaborativo del equipo.

Finalmente, en la penúltima sesión, se hizo un ejercicio de puesta en común de todas las creaciones individuales y grupales del taller para conducir la discusión sobre la historia que se quería contar, que se tituló “Puda y sus aventuras en Calen”.

Es un cuento de realismo mágico que fue presentado a viva voz a la comunidad como remate de un pasacalles desde la escuela al container, donde se montó una instalación de los fanzines del proceso y una secuencia de tarjetas pop-up con las escenas del cuento. 

“ese golpe lo hizo recuperar la conciencia…y se dio cuenta que todo era un sueño. Puda en realidad era un niño de Calen, que a partir de esta experiencia se dio cuenta de la importancia de cuidar el Patrimonio y el Medio Ambiente”

Deja un comentario